Ibón de Plan

La leyenda cuenta que en el Ibón de Plan habita el espíritu de una joven mora.

En el valle de Gistaín, un hermoso paseo que se puede realizar es la visita al Ibón de Plan. Con un recorrido que dura unas tres horas, los visitantes podrán disfrutar la mágica belleza que ofrece este especial lugar de los Pirineos.

Los ibones son lagos de alta montaña, de origen glaciar. Los Pirineos cuentan con unos cuantos, pero el Ibón de Plan es uno de los más destacados. Se encuentra ubicado a 1.910 metros de altura. Sus aguas reflejan los picos que lo rodean como el pico Llosa, Punta Alta o pico Las Coronas.

El Ibón de Plan debe su nombre al pueblo de Plan, pero también se le conoce como la Basa de la Mora, por la leyenda sobre la mora que los lugareños dicen que habita en el lugar.

¿Cómo llegar?

Desde el pueblo de Plan, hay que tomar el desvío a la derecha en la carretera Ainsa-Bielsa. Justo al inicio del pueblo. Se atraviesa el río Cinqueta y se estaciona en el aparcamiento junto a las piscinas.

Una vez allí, se toma la senda que va aguas abajo del río. Pasados unos 800 metros, a la izquierda se llegará a un sendero señalizado de subida pronunciada. Al principio del sendero, la vegetación es cerrada. Mientras se sigue ascendiendo, la vegetación se va abriendo.

La ruta atraviesa el agua dos veces y sigue por un camino pedregoso. Finalmente se llegará a una pradera y habrá que seguir las señales que indican el camino al Ibón de Plan, a unos cientos de metros. Dependiendo de la hora, se podrá observar a la fauna del lugar bebiendo en las tranquilas aguas.

Esta ruta es empinada, y es recomendada sólo para montañeros en buena forma física.

Plan familiar

Una buena opción para llegar al Ibón si se va con niños o con personas que no están acostumbradas a realizar rutas de montaña, es continuar en el auto desde Saravillo hasta las inmediaciones del ibón.

El recorrido, que será de unos 14 kilómetros, se encuentra en buenas condiciones y se tardará unos 45 minutos en recorrerlo. El coche podrá dejarse al final del recorrido, en el refugio de Lavasar. Sin embargo, es recomendable preguntar a las autoridades sobre su estado, ya que dependiendo de la época del año podrá tener cierta cantidad de nieve.

Una vez en el refugio, que podrá reconocerse fácilmente por ser el único edificio del trayecto, tomar el camino al ibón, que arranca justo detrás de él.

El trayecto hasta llegar al Ibón de Plan será de unos 20 minutos. Empieza con un tramo de ligera bajada, hasta que se convierte en un llano. Será un paseo para disfrutar, discurriendo entre suaves praderas hasta llegar al lago.

La mora del ibón

La leyenda cuenta que en el Ibón de Plan habita el espíritu de una joven mora, una musulmana que se perdió en la zona mientras huía de las luchas entre los moros y los cristianos. Su espíritu permanece vagando entre los bosques de pino negro y las aguas del ibón.

Según los lugareños, una persona de alma pura que en la noche de San Juan lave su cara en las aguas del Ibón de Plan, podrá ver a la hermosa mora bailando una mágica danza sobre las aguas del lago.

Califica y escribe una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

22366 Aragón ES
Get directions
Booking.com

¿Es este tu negocio?Solicítalo ahora.

Asegúrate de que la información esté actualizada.